top
logo

Números anteriores


Portada Violencia de género (Paz e Igualdad) Violencia de género Entrevistamos a Begoña Serra, componente de la plataforma Unitaria contra la Violencia de Género de Granollers
Entrevistamos a Begoña Serra, componente de la plataforma Unitaria contra la Violencia de Género de Granollers PDF Imprimir E-mail
Escrito por Redacción/Juanjo Compairé   

“He querido romper el silencio que envuelve a la violencia de género que se padece en el ámbito doméstico para que deje de ser un tema tabú”.

__________________________________________________________________________

Begoña SerraMiembro de la Plataforma Unitària contra les Violències de Gènere y de la Taula d'Igualtat d'Oportunitats de Granollers, y trabajadora de l'Acord per una Barcelona lliure de Violència Vers les Dones, como psicoterapeuta transpersonal Begoña ha realizado numerosos talleres de autoconocimiento, autoestima y empoderamiento para mujeres en los Puntos de Información y Atención a las Mujeres de Barcelona, acompañándolas y asesorándolas en sus procesos de recuperación de la violencia de género. Asimismo ha impartido numerosas conferencias de concienciación y de prevención de las relaciones abusivas. También realiza talleres y otras actividades de prevención entre los y las adolescentes en los institutos de secundaria y en las AMPAS.

En su faceta de escritora tiene diversos artículos publicados sobre la igualdad de género  y en noviembre presentó su segunda novela, titulada ¿Quién duerme a mi lado? en la que da voz a las mujeres que sufren violencia de género y también a los hombres que se sienten víctimas de la cultura patriarcal y que buscan nuevas maneras de masculinidad, algo, que según ella “es la característica diferencial del libro”.

 

¿Cómo conoció el movimiento de hombre por la igualdad?
Fue precisamente en mi faceta de periodista cuando conocí los movimientos de hombres. Cubrí  la noticia de una conferencia que impartía Juanjo Compairé sobre nuevas masculinidades en el Centro Cívico Font de la Guatlla en Barcelona y me sorprendió muy positivamente el hecho de que existieran grupos de hombres que se cuestionasen la masculinidad hegemónica y que trabajaran por la igualdad de género. Juanjo me introdujo en todo este movimiento y a raíz de ello surgió una profunda amistad y por mi parte una gran inquietud que me llevó a realizar todo un trabajo de investigación sobre estos movimientos en toda España y también del trabajo que realizan las asociaciones de hombres en Latinoamérica. Como fruto de toda esta investigación escribí un ensayo que todavía está pendiente de publicación en el que explico de manera detallada una teoría propia de cómo abordar y prevenir la violencia de género llamada revolución de puertas adentro. El libro ¿Quién duerme a mi lado? nace, por tanto, de este ensayo, y es novela porque he querido romper el silencio que envuelve a la violencia de género que se padece en el ámbito doméstico para que deje de ser un tema tabú. Es una novela de denuncia y de sensibilización que con sus relatos acerca las vivencias y la complejidad de la violencia de género al público en general.

 

¿Qué es para usted la igualdad? ¿Cuál es el mejor camino para llegar a ella?

Para mí la igualdad significa que hombres y mujeres tengan los mismos derechos, deberes y oportunidades para desarrollar todo su potencial humano. Cuando hablo de igualdad, me refiero a una igualdad que parte de la diferencia; es decir, mujeres y hombres somos diferentes y es precisamente lo que nos diferencia lo que enriquece las relaciones y hace que evolucionemos como personas. Por lo tanto, igualdad para mí también tiene un componente de aceptación de estas diferencias y de permitir que hombre y mujer se expresen libremente tal como son, sin tener que enmascarar su personalidad tras lo que se supone que deben ser. Bajo esta perspectiva, igualdad también lleva aparejada la idea de libertad pues como persona tengo el derecho de poder decidir mi manera de ser hombre y mi manera de ser mujer, sin seguir unos estereotipos de género que me constriñen y me marcan cómo debo ser y actuar y qué expectativas tiene la sociedad de mí.

Esta igualdad se consigue con la educación en la libertad, dejando de lado cualquier estereotipo de género y ofreciendo tanto a los niños como a las niñas los mismos estímulos. Si no permitimos que un niño juegue con muñecas porque “son juegos de niñas”, le estamos negando a ese niño la posibilidad de desarrollar su faceta afectiva, de cuidado hacia los otros. Si le decimos a un niño que los niños no lloran porque son fuertes, también le estamos negando la conexión con su vulnerabilidad y le estamos imponiendo una manera de ser que acabará interiorizando pero que no le permitirá desarrollar sus habilidades emocionales.


¿Es la crisis una amenaza o una oportunidad para la igualdad?

En momentos de crisis, la desigualdad de oportunidades entre hombres y mujeres aumenta, pues los sueldos de las mujeres suelen ser más bajos y si se recortan, su poder adquisitivo todavía se ve más mermado. Por otro lado, si se quitan las guarderías, los comedores escolares, las ayudas para el cuidado de personas dependientes y otros servicios sociales, las mujeres tienen más dificultades para acceder al mercado laboral e incluso las que trabajan a veces dejan de hacerlo para poder estar con los hijos e hijas y las personas dependientes que tienen a su cargo. Por lo tanto, la crisis no sólo es una amenaza para la igualdad sino que además la acentúa.

 

¿Está cambiando el modelo de “hombre tradicional”? ¿Están cambiando los hombres?

Es una pregunta difícil de contestar. En mi opinión, actualmente hay muchos hombres que como los miembros de AHIGE se están cuestionando el modelo de masculinidad hegemónica y están revisando las creencias y expectativas que se tienen sobre lo que significa, se espera y se supone que es un hombre (lo que conocemos como estereotipos de género), se replantean la educación recibida y también las relaciones que mantienen no ya sólo con su pareja e hijos e hijas sino también con los otros hombres. Son hombres que no tienen miedo de mirarse y de conectar con sus emociones y su vulnerabilidad, con su parte más íntima. Estos hombres sí que están cambiando porque se están redefiniendo a sí mismos y buscando nuevas maneras de entender la masculinidad y, sobre todo, mostrando nuevos referentes para los chicos adolescentes.

Pero no podemos olvidar que también hay hombres que mantienen un doble discurso. Es decir, por un lado, abogan por la igualdad y muchos de ellos porque realmente piensan que es necesaria, pero se quedan en el plano intelectual. Hoy en día, hay muchas conferencias, talleres y artículos que nos hablan de una sociedad igualitaria y muchos hombres que están de acuerdo con la importancia de alcanzarla, pero que luego en su día a día les puede la inercia, las creencias aprendidas y en su quehacer diario siguen reproduciendo las desigualdades porque el peso cultural de generaciones y generaciones es muy poderoso e inconscientemente les sale las conductas machistas de toda la vida. Esto se debe a que aquello que pueden defender a nivel intelectual, no lo tienen asumido, no lo han interiorizado, no lo han hecho propio. Aquí aún no hay un cambio de conciencia real. Es por ello que defiendo la revolución de puertas adentro, el cambio es real cuando se interioriza, cuando se incorpora en nuestro sistema de creencias, cuando sale de dentro y para ello es imprescindible que los hombres conecten con su interior, con sus emociones, con sus necesidades, con sus sentimientos. Está demostrado que el cambio nunca va a venir dado desde el intelecto, desde el pensamiento. La emoción es el motor de nuestras acciones, es una equivocación creer que el pensamiento puede reprimir una emoción. La represión sólo hace que la emoción se haga más fuerte y poderosa.

Por otro lado, cuando voy a los institutos a trabajar con los y las adolescentes, sigo constatando que el ideal de hombre es el “malote”. Las chicas comentan que el chico sensible está muy bien como amigo pero que como pareja prefieren al macho, al duro, al fuerte, al competitivo, al que le van todas las chicas detrás. En la adolescencia veo que sigue muy arraigado el modelo hegemónico de masculinidad, ideario que se ve reforzado por las películas, series de televisión, canciones, anuncios... y la falta de una mirada crítica que les haga cuestionarse todo lo que eses estereotipos implican.

En resumen, no se puede dar una única respuesta a esta pregunta, creo que los movimientos de hombres estáis abriendo un camino, pero que todavía hay mucho por recorrer. Ya no hablo sólo como terapeuta, sino que la mayoría de mis amigas siguen quejándose de que sus parejas no se implican en el cuidado de la casa y la educación de los hijos e hijas. Hecho que también constato en los talleres que hago con las mujeres. Pero también pienso que es normal, el primer paso para cambiar una realidad es darse cuenta, tomar conciencia de que como hombre tengo que cambiar. Pues siento que ahora hay un grupo cada vez mayor de hombres que está tomando conciencia de esta necesidad.


¿Qué podríamos hacer para implicar más a los hombres en la construcción de la igualdad?

En primer lugar, la educación como eje básico y primordial. Trabajar la igualdad desde pequeños, en todos los ciclos formativos, desde las guarderías, pasando por la primaria y en secundaria, enseñando los valores del respeto, la igualdad, la tolerancia, el diálogo, la igualdad y dándoles una buena formación en inteligencia emocional y enseñarles a tener una mirada crítica para que ellos y ellas mismas puedan revisar los mensajes que recibimos todos los días sobre los estereotipos de género.

Dado que los estereotipos de género están tan arraigados en nuestro inconsciente y forman parte del ideario colectivo, la deconstrucción de lo que se espera de un hombre no es algo que se pueda hacer de hoy para mañana. Por lo tanto, esta educación que yo defiendo implica trabajar durante todo el curso académico con el alumnado pero también con el profesorado y con los padres y madres, precisamente para que se pueda producir un cambio verdadero. Si sólo trabajamos con el alumnado y no lo hacemos con los demás miembros de la comunidad educativa, corremos el riesgo de darles un mensaje contradictorio que puede llevarles a confusión.

También defiendo que es muy importante que el trabajo en los centros educativos los lleve a cabo una pareja de profesionales coeducativa pues una mujer nunca va a ser un referente para los niños y adolescentes. Por tanto, es primordial que los hombres vayáis a las escuelas e institutos y con vuestro ejemplo y vivencias, les proporcionéis nuevas maneras de entender la masculinidad.

Trabajar con los hombres adultos es más complicado, porque una persona no cambia su comportamiento y su pensamiento si no ve la necesidad de ello. Es decir, un hombre que no tenga esta inquietud ya no va a ir a una conferencia o a un taller de este tipo. Por tanto, al margen de que evidentemente esta labor de concienciación también la tenemos que seguir haciendo, es de vital importancia cómo se comportan los hombres en su día a día, las relaciones que establecen en el trabajo, con sus amistades, en sus relaciones sociales, si me río de un chiste machista o hago algún comentario al respecto que suscite una duda en quien lo ha contado y le haga replantearse cómo está tratando a las mujeres. Es decir, el hombre concienciado en la igualdad no sólo tiene que serlo cuando da un taller o imparte una conferencia, tiene que serlo las 24 horas del día porque con su ejemplo está cuestionando continuamente el modelo de masculinidad hegemónica. Dicen que “una imagen vale más de mil palabras”, tal como me sitúo yo como hombre en mi entorno, podré llegar a más hombres, a aquellos a los que precisamente no podré llegar nunca con una conferencia o un taller.


AHIGE, en su manifiesto “Por una igualdad inclusiva”, propone que las políticas de igualdad sean elaboradas teniendo en cuenta tanto a mujeres como a hombres. ¿Cuál es su opinión al respecto?

Tal como explico en mi libro ¿Quién duerme a mi lado? , es necesario que las mujeres nos sigamos trabajando a nosotras mismas nuestro autoconocimiento, nuestra autoestima y nuestro empoderamiento y también es necesario que los hombres hagáis lo propio en vuestros grupos y que reviséis todas vuestras creencias sobre la masculinidad y sobre cómo os condicionan, al mismo tiempo que realizáis esa revolución interior pendiente de la que habla AHIGE, que conectéis con vuestros sentimientos, emociones y necesidades.

Pero también es necesario y, diría más, totalmente imprescindible que mujeres y hombres nos reunamos en grupos mixtos como aparece en el último capítulo del libro para llevar a cabo esa revolución de puertas adentro, para que juntos construyamos un nuevo modelo social más justo e igualitario, para que cada uno de nosotros y de nosotras expresemos qué pensamos, qué sentimos, qué necesitamos, cuáles son nuestros objetivos, nuestros sueños, nuestros proyectos.

El modelo social patriarcal ha quedado obsoleto, sabemos que ya no nos sirve, pero no tenemos alternativas, no tenemos modelos. Como psicoterapeuta, constato día a día que las personas necesitan referentes, hasta el punto de que a veces prefieren seguir tal como están, aunque no sean felices, porque saben a qué atenerse, sabe qué va a suceder, se mueven en lo conocido, las consecuencias de sus actos y decisiones son previsibles. Es lo que se denomina la zona de seguridad.
Si decidimos no seguir el modelo patriarcal porque somos conscientes de que no nos sirve porque genera violencia y nos hace víctimas de los estereotipos de géneros, tenemos que asumir la libertad de decidir, la libertad de crear nuevos modelos, la libertad de dar un salto adelante, sin referentes, sin caminos marcados.

Esta libertad de decidir un nuevo modelo social implica valentía y trabajo conjunto, implica autoconocimiento, saber quién soy y quién quiero ser, para desde ahí saber cómo quiero relacionarme con el otro.

Por ello las políticas de igualdad pienso que tienen que diseñarse de manera conjunta y que incluyen aspectos como:

* Trabajo personal de autoconocimiento por parte de la mujer y del hombre.
* Revisión de los estereotipos de género.
* Que los distintos medios de comunicación se impliquen en no perpetuar los estereotipos de género y revisen el contenido y los mensajes subliminales que transmiten, apostando por transmitir los nuevos valores de la igualdad, el respeto, la no violencia, la asertividad y la resolución pacífica de los conflictos.
* Que se incluya en los planes de estudios la educación igualitaria y la educación afectivo-emocional desde la etapa infantil, tanto como asignatura propia como materia transversal y que se implique tanto a las familias como al profesorado.
* Que se fomente y se subvencionen los grupos de hombres para que puedan llevar a cabo su trabajo de concienciación y de orientación de los hombres que se sienten desorientados con todos estos cambios sociales.
* Que existan y se implementen programas de rehabilitación en las prisiones para los hombres que han ejercido violencia para que puedan reinsertarse en la sociedad. Estos programas tienen que trabajar no sólo el aspecto cultural de la violencia sino también el desarrollo de habilidades sociales y afectivo-emocionales.
* Programas de conciliación de la vida personal, familiar y laboral.
* Facilidades para que los hombres puedan coger la baja por paternidad.
* Fomentar la creación de escuelas de padres y de madres para trabajar la corresponsabilidad y la educación afectiva-emocional.

Todos y todas somos agentes socializadores y, por tanto, agentes de cambio. Si todos y todas nos implicamos y vemos la prevención como una causa común, habremos avanzado mucho en la erradicación de esta grave lacra social.


¿Cuáles son, a su juicio, las causas de la violencia de género? ¿Qué pueden hacer los hombres ante esto?

Pienso que la causa de la violencia de género es básicamente cultural, al hombre se le ha enseñado una determinada forma de ser hombre: fuerte, duro, competitivo, agresivo, desconectado de sus emociones, dedicado al trabajo. Al niño se le dice que no llore porque los hombres son fuertes y se le da una pelota para que juegue, si pide una muñeca, se la negamos porque tememos que se vuelva “marica”... ¿Qué podemos esperar de un niño al que se le niega toda la parte afectiva-emocional? ¿Al que se le dice que hay determinados juegos o conductas que no son propias de los hombres? ¿Un niño que es criticado y marginado, hasta el punto de poder sufrir bullying si muestra su parte más sensible? Ese niño crecerá poniéndose una coraza y siendo como se espera que sea, adoptándose a un modelo de hombre para ser aceptado por la sociedad. Si incluso las chicas buscan al “malote” de la clase como pareja y el sensible “no se come una rosca”.

Es por ello que en mi libro afirmo que el hombre también es una víctima de la sociedad patriarcal porque en tanto que no le permite ser él mismo y construir su prorpia identidad masculina, la sociedad lo está violentando.

¿Qué pueden hacer los hombres? Darse cuenta de la gran trampa del patriarcado, ser conscientes de cómo el estereotipo de género les está oprimiendo y violentando. Y, como ya he dicho, esto pasa por hacer esa revolución de puertas adentro, preguntarse : ¿me siento bien con este disfraz de fortaleza que me tengo que poner cada día para salir a la calle?, ¿es eso lo que realmente quiero? Y la respuesta honesta y sincera a esa pregunta le dará al hombre la llave para abrir la puerta de la prisión en la que se encuentra.


Cuéntenos algo más sobre su trabajo...

Actualmente compagino mi consulta particular en la que atiendo tanto a nivel individual como a    parejas y últimamente también a familias (con problemas de comunicación, distanciamiento afectivo-emocional, conflictos por falta de límites...) con conferencias y talleres de autoconocimiento, autoestima, inteligencia emocional, asertividad y crecimiento personal.

Asimismo tengo una sección en un programa de Ràdio Silenci de La Garriga, población en la que vivo, en la que trato todos estos temas.

Como ya he dicho, pienso que la educación afectivo-emocional es una pieza clave en la erradicación de la violencia de género pero también de la violencia en general como los casos de bullying, la prevención de la anorexia y la bulimia, de las adicciones... porque, aunque cada una de estas problemáticas tiene sus particularidades, todas ellas tienen aspectos en común: la falta de autoestima, la inseguridad, la mala gestión de las emociones. Por ello, estoy organizando escuelas de padres y madres para ayudarlos en la educación afectiva-emocional de los niños y niñas.

Y para los que quiera más, aquí va un link a mi blog personal: http://begonyaserra.blogspot.com

 

Revista de prensa

España, país con mayor aceptación de la homosexualidad.
En 2013 el Pew Research Center encuestó a 37.653 personas de 39 países diferentes para analizar los niveles de aceptación de la homosexualidad. 
Leer más...
 
Jóvenes pero sobradamente machistas.
Un 24 por ciento de los jóvenes andaluces piensa que el lugar de una mujer está en casa con su familia y el 10 por ciento considera que el hombre debe tomar las decisiones importantes en la pareja,
Leer más...
 
El negocio negro de Europa.
El pasado lunes Suecia dejó de ser el único país europeo en el que la prostitución está expresamente prohibida, el parlamento deIrlanda del Norte aprobó una propuesta de ley que criminaliza la compra de sexo en términos parecidos a los de la normativa sueca.
Leer más...
 
Casi la mitad de los homosexuales europeos, discriminados en el último año.
Más de una cuarta parte sufrió agresiones o amenazas los últimos 5 años. España es el tercer país de la UE donde más se respeta la igualdad de derechos. Casi la mitad de homosexuales esconde su condición en el trabajo.
Leer más...
 
“Para acabar con la violencia machista no basta con arrimar el hombro, hay que arrimar al hombre”
Miguel Lorente, médico forense y profesor de la Universidad de Granada, ha intervenido en el Simposio de Escultura por la Igualdad y contra la violencia de género celebrado en la UAL
Leer más...
 
Rueda de hombres contra la violencia de género.
Decenas de personas participan en la plaza de la Constitución en un acto de rechazo al machismo.
Leer más...
 
Los hombres que sí aman a las mujeres.
Cuando Hermógenes Domingo visitaba a sus padres los fines de semana se sentaba a la mesa y ¡hop!
Leer más...
 
Lo femenino deja de ser "débil" y "endeble" para la RAE.
La nueva edición del Diccionario de la Real Academia de la Lengua incluye correcciones que las asociaciones de mujeres llevan años reclamando para fomentar el lenguaje no sexista.
Leer más...
 
La Guardia Civil libera a 159 mujeres víctimas de explotación sexual en lo que va de año.
En 2014 se realizaron hasta 890 inspecciones en locales de alterne y se identificaron a más de 6.000 mujeres en situación de riesgo.
Leer más...
 
Los hombres dan la cara contra la violencia machista.
Una 'rueda de hombres' se celebrará el próximo martes a las 20.00 horas en la plaza de San Marcelo. el acto está abierto a la participación de toda persona con interés en dar la cara contra la violencia hacia las mujeres.
Leer más...
 
"Sigue siendo difícil que las víctimas puedan probar la violencia machista a través de su testimonio
Diez años después de la aprobación de la ley contra la violencia de género, varios informes y estudios cuestionan algunos mecanismos de la norma.
Leer más...
 
Los hombres dan la cara contra la violencia machista.
La Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (AHIGE) ha iniciado una campaña de recogida de fotografías para que los hombres visibilicen su rechazo a la violencia machista a través de las redes sociales bajo el lema "¡Hombre! visibilízate contra la violencia machista".
Leer más...
 
Tres generaciones contra la ley del aborto: "Esta es una victoria del feminismo que no nos van a qui
Compartimos con tres activistas el momento en que Gallardón anunció su dimisión tras la retirada de la reforma del aborto.
Leer más...
 
Catalunya tendrá la primera ley contra la homofobia en el Estado.
La resolución, impulsada por ERC, ICV-EUiA, PSC y CUP, se aprobará el 2 de octubre con el respaldo de CDC.
Leer más...
 
El número de víctimas de violencia machista que no denuncia, "preocupante" para la Fiscalía.
Las mujeres que se niegan a declarar contra sus maltratadores han aumentado un 36,6% desde 2007.
Leer más...
 
Caddy Adzuba: “Se sigue utilizando el cuerpo de la mujer como arma de guerra”
"El galardón demuestra que nuestro trabajo no pasa desapercibido", celebra la congoleña.
Leer más...
 
Tres asesinatos de mujeres en tres días.
¿Qué falla en la lucha contra la violencia de género?
Leer más...
 
En Málaga las violaciones son “relaciones consentidas”
Una ola de asombro y estupor ha embargado a toda España, la que vive en el siglo XXI, claro, la otra está dilucidando si la tierra es plana o redonda,
Leer más...
 

bottom

Potenciado por Joomla!. Designed by: Joomla Template, web page hosting. Valid XHTML and CSS.