top
logo

Números anteriores


Portada Opinión Opinión “Cualquier mujer puede sufrir malos tratos o el miedo como herramienta de prevención” A propósito del trabajo de prevención con jóvenes en violencia de género.
“Cualquier mujer puede sufrir malos tratos o el miedo como herramienta de prevención” A propósito del trabajo de prevención con jóvenes en violencia de género. PDF Imprimir E-mail
Escrito por Santiago Fernández Guillamón   

Un profesor de Instituto, preocupado e implicado por la Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres (en una asignatura del mismo nombre para 4º de la ESO), nos traslada esta cuestión: tras pasar un cuestionario de la administración (EL SEMAFORO ROJO) sobre cómo prevenir la violencia de género a sus alumn@s, est@s le comentan: “Las preguntas dirigidas a los chicos están mal hechas y son contraproducentes porque culpabilizan por el mero hecho de ser hombre”. Y nos pregunta: ¿QUÉ OS PARECE?


La reflexión que hacen l@s alumn@s no deja de ser un toque de atención sobre la manera en que nos aproximamos a los jóvenes en esta tarea y la necesidad de hacer balance crítico sobre el resultado obtenido en la experiencia de prevención de violencia de género en los años de vigencia de la Ley Integral contra esta lacra.

Con motivo de la celebración del día internacional contra la violencia hemos tenido la oportunidad de escuchar una vez más la preocupación existente por el rebrote de conductas machistas en los jóvenes y la insistencia en trabajar con ellos en la prevención, continuando con el modelo de advertencia sobre los peligros de una relación de maltrato y cómo identificarla.

La cuestión es: ¿este modelo de intervención, aplicado durante los últimos 10 años, está dando resultados satisfactorios? ¿Estamos evaluando la reacción de los jóvenes ante las herramientas de trabajo que les proponemos?

Mi percepción es que no. Y más que eso: creo que estamos partiendo de postulados erróneos para la prevención.

Aclaro esta opinión: las herramientas de prevención se han desarrollado al hilo de los estudios sobre la violencia de género ejercida; su prevalencia, casuística, ciclos, escalada, perfiles, modos y usos de control y escalada de la violencia. Todo ello relacionado con las construcciones y socialización de género y el mito del amor romántico. Son estudios todos ellos muy válidos, tanto para aproximarnos al fenómeno como para desarrollar los modos de detección, intervención y protección de las víctimas de violencia, así como en los trabajos de reinserción de hombres maltratadores en su caso.
Pero cuando se trata de prevenir ¿dónde debe estar puesta la atención? ¿En alertar de los peligros de una posible relación machista o bien en fortalecer construcciones personales que nos reconozcan como iguales y nos afirmen en nuestra identidad, valía y estima personal que nos aleje de la posibilidad de entrar en un modelo relacional de tales características?

Me inclino por la segunda opción por varios motivos que trataré de identificar.

1º.-Todo aquello en lo que ponemos atención crece.

Cuando trabajamos desde la alerta estamos centrando la atención en el poder del patriarcado y sus efectos. Efectos estos que, lejos de estar rechazados socialmente, son admitidos -cuando no aplaudidos- en muchos foros y que son referencia en todos los elementos de transmisión social como determinantes (vías de comunicación, ocio y sobre todo patrones sociales). No centramos la atención, en cambio, en la capacidad del ser humano de construirse así mismo desde sus propios valores y de generar modelos de respeto, coparticipación, libertad y convivencia igualitaria.

Lanzamos así un mensaje de miedo que habla de poder, de víctimas y culpables, que, por tanto, señala a l@s receptor@s del mensaje -en este caso, l@s jóvenes- en los mencionados roles. Por suerte, ell@s no se reconocen ahí, pero, como consecuencia, se cierran a nuestro discurso y se ponen a la defensiva de las etiquetas.

Este es el caso del “Semáforo Rojo” antes mencionado (y otras muchas herramientas, avaladas desde la teoría y amparadas por la administración, que sirven al mismo propósito). El semáforo comienza el test con esta frase lapidaria: “Cualquier mujer puede sufrir malos tratos…….” , seguido de un cuestionario para ellas que parece poner todo el poder en ellos (¿Te critica?, ¿te controla?, ¿te insulta?, ¿te obliga?, ¿te impide?). Luego hay un cuestionario para ellos que parece normalizarlos en esas conductas (¿Le impides?, ¿te burlas?, ¿la insultas?.....). ¿Dónde aparece aquí la capacidad de autoafirmarse personalmente?, ¿la capacidad de responder a situaciones que no deseas?, ¿o la capacidad de no instalarte en un modelo prefabricado al que te exigen responder? Precisamente son estas las capacidades con las que nuestr@s jóvenes pretenden afianzarse ante el mundo que sienten que les oprime.

2º Conocerse para desarrollar capacidades.

Sin duda el modelo del amor romántico confiere uno de los mensajes más perniciosos y favorecedores del establecimiento de relaciones emocionales dispares. Pero este suceso no funciona solamente con los arquetipos del príncipe (salvador y protector) y la princesa (dulce y pasiva). Tampoco tiene una pauta fija de medida, sino que ocurre en un abanico amplio de posibilidades y combinaciones que permite tanto los extremos (las expresiones violentas) como muchos estadios distintos de desigualdad relacional estable (por admisión de las partes de un falso equilibrio – en uno u otro sentido), incluso una relación equilibrada. Todas estas posibles combinaciones de relación sentimental se apoyan y desarrollan, además, en la percepción subjetiva de los afectos (cómo, cuándo o de qué manera nos sentimos queridos), determinante del modelo de atracción y las expectativas de relación en la que cada un@ de nosotr@s nos movemos.

Sabemos, además, que este aprendizaje relacional ocurre en nuestro entorno inmediato, cuando no tenemos capacidad cognitiva para discernir y que, por tanto, queda grabado como respuesta emocional automática que no será alterada, salvo cuestionamiento consciente que aporte nuevas referencias y experimente en ellas.

Dicho de otro modo, señalar como perverso un estimulo automático (el Amor Romántico) que me lleva emocionalmente a experimentar la sensación de enamoramiento (que identifico como amor), no va a funcionar. Y menos aún en la etapa adolescente, donde estas vivencias adquieren dimensiones de intensidad que nos superan, salvo que paralelamente se dé la oportunidad de un aprendizaje emocional e identitario propio, indispensable para abandonar automatismos.

¿Cuál es entonces la propuesta de abordaje para la prevención?

Dejar de poner la atención en la violencia (como eje de intervención) y centrarse en el conocimiento personal y en los valores en que quiero construir mi identidad, aquella desde la que pretendo relacionarme con mis iguales.

Mayor atención en cómo me identifico como persona, desde dónde me relaciono con los demás (familia, amigos, hermanos, pareja), dónde tengo mis expectativas y mis dificultades. Poner el énfasis en reconocer las emociones como propias y hacerme dueñ@ de mi respuesta ante las mismas.

Aprender a reconocer, aceptar y gestionar mis incomodidades y sus consecuencias en mí nos dispone, mucho más, a saber reconocerlas en el resto de personas de nuestro alrededor, desde el mismo respeto que nos proporcionamos al permitírnoslo a nosotros mismos.

De este modo serán l@s propi@s jóvenes los que expresen, desde su vivencia personal, aquellos problemas de relación que les suponen conflicto; sin etiquetas apriorísticas que los identifiquen y condenen (sean estas como posibles víctimas o potenciales maltratadores), asumiendo la responsabilidad sobre sí mismos en su forma de posicionarse frente a los demás.

Recordemos que para l@s jóvenes, como norma general, no constituimos referencia de igualdad. Mayoritariamente nuestros modelos de relación hacia ellos representan desequilibrios más o menos estables, cuando no una lucha abierta por el poder en la relación. Esto no contribuye a una percepción de igualdad convivencial, si no es desde la crítica misma del modelo que ofrecemos.

Supone diferenciar claramente las estrategias de detección, intervención y protección sobre la problemática real de la violencia de género, que define muy bien la Ley Integral (aun admitiendo aspectos de mejora hoy en debate) de las estrategias de prevención del fenómeno. Éstas, más dirigidas a la población en general y especialmente centrada en la población joven, donde lo que resulta urgente destacar es la cultura de igualdad como convivencia social, con mensajes constructivos, positivos y de cambio factible.

Requiere, sin duda, un mayor esfuerzo de implicación profesional y presupuestario. O, lo que es lo mismo, dotar de partidas presupuestarias diferenciadas: por un lado lo que es promoción de la cultura de igualdad y por otro, aquellas destinadas a la lucha concreta contra la violencia de género.

Y esto ha de hacerse de forma inclusiva. Dígase incorporando a los hombres en la construcción del cambio de paradigma.

Debemos preguntarnos de dónde vienen las resistencias a evaluar el camino. Si las pone el sistema, no interesado realmente en el avance de la igualdad y reacio a poner en primer plano de la agenda política esta cuestión. Si nacen de un apriorismo ideológico que necesita saldar una deuda histórica (comprensible, por otro lado), a la que sirve la idea de victimización de las mujeres y culpabilidad consiguiente de los hombres en general. Si surgen de una actitud que se muestra temerosa del papel de los hombres. O quizá de una mezcla de estos elementos que, en definitiva, impide ver la simultaneidad entre lo político y lo personal, indispensable, desde mi óptica, para la consecución de una Igualdad Real.

1

 

Revista de prensa

España, país con mayor aceptación de la homosexualidad.
En 2013 el Pew Research Center encuestó a 37.653 personas de 39 países diferentes para analizar los niveles de aceptación de la homosexualidad. 
Leer más...
 
Jóvenes pero sobradamente machistas.
Un 24 por ciento de los jóvenes andaluces piensa que el lugar de una mujer está en casa con su familia y el 10 por ciento considera que el hombre debe tomar las decisiones importantes en la pareja,
Leer más...
 
El negocio negro de Europa.
El pasado lunes Suecia dejó de ser el único país europeo en el que la prostitución está expresamente prohibida, el parlamento deIrlanda del Norte aprobó una propuesta de ley que criminaliza la compra de sexo en términos parecidos a los de la normativa sueca.
Leer más...
 
Casi la mitad de los homosexuales europeos, discriminados en el último año.
Más de una cuarta parte sufrió agresiones o amenazas los últimos 5 años. España es el tercer país de la UE donde más se respeta la igualdad de derechos. Casi la mitad de homosexuales esconde su condición en el trabajo.
Leer más...
 
“Para acabar con la violencia machista no basta con arrimar el hombro, hay que arrimar al hombre”
Miguel Lorente, médico forense y profesor de la Universidad de Granada, ha intervenido en el Simposio de Escultura por la Igualdad y contra la violencia de género celebrado en la UAL
Leer más...
 
Rueda de hombres contra la violencia de género.
Decenas de personas participan en la plaza de la Constitución en un acto de rechazo al machismo.
Leer más...
 
Los hombres que sí aman a las mujeres.
Cuando Hermógenes Domingo visitaba a sus padres los fines de semana se sentaba a la mesa y ¡hop!
Leer más...
 
Lo femenino deja de ser "débil" y "endeble" para la RAE.
La nueva edición del Diccionario de la Real Academia de la Lengua incluye correcciones que las asociaciones de mujeres llevan años reclamando para fomentar el lenguaje no sexista.
Leer más...
 
La Guardia Civil libera a 159 mujeres víctimas de explotación sexual en lo que va de año.
En 2014 se realizaron hasta 890 inspecciones en locales de alterne y se identificaron a más de 6.000 mujeres en situación de riesgo.
Leer más...
 
Los hombres dan la cara contra la violencia machista.
Una 'rueda de hombres' se celebrará el próximo martes a las 20.00 horas en la plaza de San Marcelo. el acto está abierto a la participación de toda persona con interés en dar la cara contra la violencia hacia las mujeres.
Leer más...
 
"Sigue siendo difícil que las víctimas puedan probar la violencia machista a través de su testimonio
Diez años después de la aprobación de la ley contra la violencia de género, varios informes y estudios cuestionan algunos mecanismos de la norma.
Leer más...
 
Los hombres dan la cara contra la violencia machista.
La Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (AHIGE) ha iniciado una campaña de recogida de fotografías para que los hombres visibilicen su rechazo a la violencia machista a través de las redes sociales bajo el lema "¡Hombre! visibilízate contra la violencia machista".
Leer más...
 
Tres generaciones contra la ley del aborto: "Esta es una victoria del feminismo que no nos van a qui
Compartimos con tres activistas el momento en que Gallardón anunció su dimisión tras la retirada de la reforma del aborto.
Leer más...
 
Catalunya tendrá la primera ley contra la homofobia en el Estado.
La resolución, impulsada por ERC, ICV-EUiA, PSC y CUP, se aprobará el 2 de octubre con el respaldo de CDC.
Leer más...
 
El número de víctimas de violencia machista que no denuncia, "preocupante" para la Fiscalía.
Las mujeres que se niegan a declarar contra sus maltratadores han aumentado un 36,6% desde 2007.
Leer más...
 
Caddy Adzuba: “Se sigue utilizando el cuerpo de la mujer como arma de guerra”
"El galardón demuestra que nuestro trabajo no pasa desapercibido", celebra la congoleña.
Leer más...
 
Tres asesinatos de mujeres en tres días.
¿Qué falla en la lucha contra la violencia de género?
Leer más...
 
En Málaga las violaciones son “relaciones consentidas”
Una ola de asombro y estupor ha embargado a toda España, la que vive en el siglo XXI, claro, la otra está dilucidando si la tierra es plana o redonda,
Leer más...
 

bottom

Potenciado por Joomla!. Designed by: Joomla Template, web page hosting. Valid XHTML and CSS.