top
logo

Números anteriores


Portada Relatos de hombres en camino hacia la Igualdad Relatos de hombres Relatos de Hombres en camino hacia la Igualdad: Mi Masculinidad de Plástico
Relatos de Hombres en camino hacia la Igualdad: Mi Masculinidad de Plástico PDF Imprimir E-mail

Como crítico literario, se me hace bastante fácil escribir sobre la masculinidad del otro y de las otras, pero es la mía la que me incomoda, en parte porque, desde niño, ésta me ha parecido siempre tan falta, siempre tan coto vedado. Fui un muchachito bastante femenino, y lo sigo siendo de adulto; en más de una ocasión, cuando me criaba en un pueblo pequeño del noroeste de Puerto Rico, me sugirieron con molestia que no moviera tanto las manos al hablar, que no pasara tanto tiempo con las chicas, que jugara deportes: en fin, el gastado sonsonete con que los adultos maltratan (bajo el seño de "es por tu bien") al muchachito que será y siempre ha sido, irremediablemente, gay.

Ese muchachito no sabía lo que ya el adulto sabe: que su femineidad lo engrandece y que le da una perspectiva más opaca (y, por eso, más real y más clara) del mundo. El muchachito tenía que tolerar el abuso y las sornas del ambiente macharrán en que se crió, burlas que él, asustado y homófobo, también hacía. El adulto ya no hace esas burlas, y las tolera sólo a veces, y reconoce, además, que en ese entorno también coexistían, en mayor o menor tensión, mujeres masculinas, curas de clóset, loquitas en ciernes (como él) y personas posiblemente transgénero, sometidos todos ante un miedo profundamente rural a lo distinto: la rémora que nos legó el catolicismo, el capital y más de quinientos años de coloniaje español y gringo. Aún hoy día, en el imaginario cultural puertorriqueño, mi pueblo se asocia con dos legados hispánicos que dan cuenta de una masculinidad ansiosa, casi primitiva: la ganadería y el festival de máscaras del 28 de diciembre, que celebra, ya en el inconsciente colectivo, el triunfo de Herodes sobre una población aterrorizada y desposeída. Se derrama la leche ganadera, como se derrama la sangre figurada, como si los líquidos vivificantes nos aseguraran de que seguimos siendo y de que seguimos siendo machos, aunque ya mujeres y "locas" se hayan sumado al evento. La masculinidad es plástica y permite, con enojo, tales disidencias, pues sólo sirven para incrementar su tan devaluado estatus.

Cuando los editores de este libro me pidieron que escribiera sobre "¿qué significó, para ti, hacerte hombre?," no pude sino repetir dos gestos quizás ya demasiado esperados de los estudiosos del género: el de devolver la pregunta y exponer su supuestos, y el de consultar a algunos de mis escritores favoritos.

La pregunta me parece afortunada porque hace explícito lo que ya casi todos sabemos o deberíamos saber: que los hombres se hacen y que la biología tiene muy poco que ver con la construcción de ese sujeto social que llamamos "hombre." El que, con una mirada rápida, un pediatra u obstetra haya decidido hace más de 30 años que yo soy "varón" ha tenido mucho que ver con las expectativas sociales de/hacia las personas de mi mismo género, pero menos que ver con las maneras en que yo decido o, sin decidir, incido en la vivencia de mi propia masculinidad. Ese obstetra no hubiese podido saber, por ejemplo, que a eso de los 12 años de edad me empezaría a crecer el pecho de forma "inusual," que las burlas continuarían no sólo porque yo era evidentemente gay, sino, ahora, femenino en cuerpo y carne. La ginecomastia que desarrollé en la pubertad determinó mucho más mi experiencia en el mundo de lo que lo hizo mi preferencia u orientación sexual, y recuerdo haber sido modestamente feliz, pero presa de un deseo enorme de desaparecer, ser invisible.

No fue sino hasta los 30 años, cuando ya no me importaba, que decidí someterme a una cirugía de reducción de pecho; me tomaría dos años más comenzar a hablar sobre el asunto (muy común, por cierto) sin vergüenza. Por eso creo que la pregunta "¿qué significó, para ti, hacerte hombre?," aunque afortunada, peca también de cierta contundencia: da "el hacerse hombre" como algo ya hecho, asumido y dejado atrás, cuando el ejercicio mismo de la escritura de este libro asegura lo contrario: que no llegamos nunca a un momento en que digamos "¡ajá!, ya lo tengo. Ya soy hombre." Se trata de una construcción relacional que nunca damos por concluida y cuyo desarrollo—sospecho—me seguirá acompañando, en mayor o menor medida, hasta el fin de mis días.

En 2005, una escritora y gestora cultural sobre la que he escrito bastante, la puertorriqueña Mayra Santos Febres, publicó un ensayito que me ha acompañado desde entonces al pensar en estas cuestiones. Lo ha hecho tanto como otros dos ensayos mucho más extensos y mejor conocidos internacionalmente, La simulación de Severo Sarduy y Gender Trouble de Judith Butler, que ya, a 25 años de publicación continua, casi da vergüenza evocar.

El texto de Santos Febres se titula "Sobre cómo hacerse mujer," y forma parte del volumen de ensayos Sobre piel y papel, donde por "piel" se entiende el cuerpo y sus ligaciones a cuestiones de género y raza, y por "papel," la escritura y, también, el dinero con que se compraba en las sociedades esclavistas del Caribe el cuerpo negro y con que se paga, hoy día, por el trabajo sexual. Santos Febres confiesa que de niña, aprendió a hacerse mujer no sólo de las mujeres negras de su familia, sino también de los hombres gays, "las locas," que, desde temprano, tuvieron marcada presencia en su vida. Lo que une en su ensayo la femineidad de "la loca" y de la mujer negra es la fiereza con que luchan contra su marginalización social. Pero esa fiereza no es similar a aquélla con la que la masculinidad se defiende a sí misma, sino una que parte de una certeza profunda de lo que es la justicia.

Como sabemos las locas, ni la masculinidad ni la femineidad son cualidades que se "tienen," sino que se "detentan": las aprendemos, las ensayamos y, en el momento justo en que creemos haberlas alcanzado, se nos escapan y convierten en otra cosa.

¿Es posible librarse de la masculinidad hegemónica sin demasiado sufrimiento?

¿Finaliza alguna vez la construcción de la nueva masculinidad?

 

Revista de prensa

España, país con mayor aceptación de la homosexualidad.
En 2013 el Pew Research Center encuestó a 37.653 personas de 39 países diferentes para analizar los niveles de aceptación de la homosexualidad. 
Leer más...
 
Jóvenes pero sobradamente machistas.
Un 24 por ciento de los jóvenes andaluces piensa que el lugar de una mujer está en casa con su familia y el 10 por ciento considera que el hombre debe tomar las decisiones importantes en la pareja,
Leer más...
 
El negocio negro de Europa.
El pasado lunes Suecia dejó de ser el único país europeo en el que la prostitución está expresamente prohibida, el parlamento deIrlanda del Norte aprobó una propuesta de ley que criminaliza la compra de sexo en términos parecidos a los de la normativa sueca.
Leer más...
 
Casi la mitad de los homosexuales europeos, discriminados en el último año.
Más de una cuarta parte sufrió agresiones o amenazas los últimos 5 años. España es el tercer país de la UE donde más se respeta la igualdad de derechos. Casi la mitad de homosexuales esconde su condición en el trabajo.
Leer más...
 
“Para acabar con la violencia machista no basta con arrimar el hombro, hay que arrimar al hombre”
Miguel Lorente, médico forense y profesor de la Universidad de Granada, ha intervenido en el Simposio de Escultura por la Igualdad y contra la violencia de género celebrado en la UAL
Leer más...
 
Rueda de hombres contra la violencia de género.
Decenas de personas participan en la plaza de la Constitución en un acto de rechazo al machismo.
Leer más...
 
Los hombres que sí aman a las mujeres.
Cuando Hermógenes Domingo visitaba a sus padres los fines de semana se sentaba a la mesa y ¡hop!
Leer más...
 
Lo femenino deja de ser "débil" y "endeble" para la RAE.
La nueva edición del Diccionario de la Real Academia de la Lengua incluye correcciones que las asociaciones de mujeres llevan años reclamando para fomentar el lenguaje no sexista.
Leer más...
 
La Guardia Civil libera a 159 mujeres víctimas de explotación sexual en lo que va de año.
En 2014 se realizaron hasta 890 inspecciones en locales de alterne y se identificaron a más de 6.000 mujeres en situación de riesgo.
Leer más...
 
Los hombres dan la cara contra la violencia machista.
Una 'rueda de hombres' se celebrará el próximo martes a las 20.00 horas en la plaza de San Marcelo. el acto está abierto a la participación de toda persona con interés en dar la cara contra la violencia hacia las mujeres.
Leer más...
 
"Sigue siendo difícil que las víctimas puedan probar la violencia machista a través de su testimonio
Diez años después de la aprobación de la ley contra la violencia de género, varios informes y estudios cuestionan algunos mecanismos de la norma.
Leer más...
 
Los hombres dan la cara contra la violencia machista.
La Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (AHIGE) ha iniciado una campaña de recogida de fotografías para que los hombres visibilicen su rechazo a la violencia machista a través de las redes sociales bajo el lema "¡Hombre! visibilízate contra la violencia machista".
Leer más...
 
Tres generaciones contra la ley del aborto: "Esta es una victoria del feminismo que no nos van a qui
Compartimos con tres activistas el momento en que Gallardón anunció su dimisión tras la retirada de la reforma del aborto.
Leer más...
 
Catalunya tendrá la primera ley contra la homofobia en el Estado.
La resolución, impulsada por ERC, ICV-EUiA, PSC y CUP, se aprobará el 2 de octubre con el respaldo de CDC.
Leer más...
 
El número de víctimas de violencia machista que no denuncia, "preocupante" para la Fiscalía.
Las mujeres que se niegan a declarar contra sus maltratadores han aumentado un 36,6% desde 2007.
Leer más...
 
Caddy Adzuba: “Se sigue utilizando el cuerpo de la mujer como arma de guerra”
"El galardón demuestra que nuestro trabajo no pasa desapercibido", celebra la congoleña.
Leer más...
 
Tres asesinatos de mujeres en tres días.
¿Qué falla en la lucha contra la violencia de género?
Leer más...
 
En Málaga las violaciones son “relaciones consentidas”
Una ola de asombro y estupor ha embargado a toda España, la que vive en el siglo XXI, claro, la otra está dilucidando si la tierra es plana o redonda,
Leer más...
 

bottom

Potenciado por Joomla!. Designed by: Joomla Template, web page hosting. Valid XHTML and CSS.