top
logo

Números anteriores


Portada Galería de hombres al margen del patriarcado Al margen del patriarcado Galería de Hombres al Margen del Patriarcado: Fray Benito Feijoo y la "Querella de las Damas"
Galería de Hombres al Margen del Patriarcado: Fray Benito Feijoo y la "Querella de las Damas" PDF Imprimir E-mail
Escrito por Jesús Espinosa Gutiérrez   

Este artículo formará parte de las actas que se publicarán a raíz de la ponencia presentada por el mismo autor en el III Simposio Internacional sobre el Padre Feijoo. Con la razón y la experiencia: Feijoo 250 años después. Oviedo 27 y 28 de noviembre de 2014.

 INTRODUCCIÓN

En el primer tomo del Teatro Crítico Universal, Feijoo con 59 años de edad publica su discurso XVI bajo el título “Defensa de la mujer”. Es un texto atípico que nace como reacción ante el vilipendio generalizado contra el sexo femenino. El discurso de la excelencia de Feijoo se sustenta en la consideración moral e intelectual de las mujeres, frente a la misoginia común y de tradición patrística que las negaba valía alguna fuera de la función tradicional de madre y esposa.

 

«Defensa de la mujer» es un texto atipico, que sustenta la consideración moral e intelectual de las mujeres, frente a la misoginia de tradición patrística.


Benito Jerónimo Feijoo y Montenegro nació en Pazo de Casdemiro (Ourense) dentro de una hidalga familia de antiguo linaje. A los catorce años ingresó en la Orden Benedictina y, al convertirse en monje, su voto de pobreza le supuso renunciar automáticamente a sus derechos de mayorazgo familiares y a consagrarse durante toda su vida al estudio y a la docencia. Fue maestro y profesor de teología en la Universidad de Oviedo. En esta ciudad residió hasta el final de sus días, donde escribió obras tan relevantes en la ensayística española como Teatro crítico universal y Cartas eruditas y curiosas. En este sentido, Feijoo es considerado por la crítica y la historiografía como el introductor del género ensayístico en la literatura española. Estas dos obras y, sobre todo, el Teatro Crítico Universal levantaron ríos de tinta en su época, producto de la multitud de detractores y seguidores del benedictino; entre ellos, eruditos, sabios, escritores y científicos, tanto españoles como europeos y americanos.Fejoo forma parte ya desde hace siglos del canon de intelectuales más importante de la historia de la cultura española. La obra feijooniana representa, junto a la de Gregorio Mayans, es el culmen de la Ilustración española. A pesar de los debates historiográficos y literarios existentes a cerca de los elementos iluministas de su pensamiento (que llegan hasta calificarlo por muchos autor@s como “preilustrado” e incluso como un simple novator) su influencia en el surgimiento del primer período del pensamiento ilustrado español es indiscutible.

En los últimos años de su vida tuvo problemas de sordera y fue atacado por una extrema debilidad en las piernas, hasta que falleció el 26 de septiembre de 1764, a los ochenta y siete años de edad.

La visión del padre benedictino sobre la mujer se enmarca dentro de un dilatado debate iniciado en el medievo, conocido como la “Querella de las damas”. La también denominada como “Querella de las mujeres” fue un complejo, extenso y largo debate asentado en la diferenciación de sexos en Europa, en el que un conjunto importante de polemistas interpretaron y regularon la diferencia sexual. Dicha dialéctica acerca del valor y sentido de lo masculino y lo femenino apasionó a muchos pensadores desde los últimos siglos de la Edad Media, toda la Edad Moderna, hasta el siglo XVIII con la llegada de la Revolución Francesa. En esta querella de contenido religioso-teológico, filosófico, político, científico y literario, la idea de la superioridad de los varones y la de inferioridad natural de las mujeres, se enfrentó a una opinión minoritaria de reclamación de la equidignidad de los sexos y de la virtud femenina, acompañada en ocasiones de la defensa de una apertura, más o menos amplia, de la participación pública y social de las mujeres. Esta disputa, que fue resurgiendo de manera esporádica hasta el siglo XVIII, “termina” cuando ya autoras como Mary Wollstonecraft u Olimpia de Gouges inauguran una etapa de vindicación feminista, bajo los preceptos universalistas de igualdad surgidos de la modernidad ilustrada.

 

La “Defensa de la mujer” de Feijoo trajo una acalorada controversia, fiel reflejo de la aludida disputa dialéctica, ya iniciada mucho tiempo atrás entre misóginos y antimisóginos. En este sentido, el padre Feijoo representa un ejemplo sorprendente de hombre que, sin ser feminista, sostuvo en su discurso la existencia de una misma capacidad intelectual entre los sexos, la reivindicación del derecho de las mujeres a acceder al saber científico e incluso la superioridad moral femenina.

 

QUERELLA DE LAS DAMAS Y FEMINOFILIA

Quiénes durante la Querelle mostraron posicionamientos feminófilos en defensa de la virtud femenina, no articularon un discurso igualitario ilustrado, con la excepción de Poulain de la Barre, ya que, durante el transcurso de tan extendida cuestión, el juego dialéctico se desarrolló entre quienes oponían las mujeres a los hombres, al igual que en otra de las grandes disputas intelectuales de aquel tiempo, como fue entre clásicos y modernos, refiriéndonos en este caso a la llamada Querelle des anciens et des modernes. En este sentido, puede considerarse la “Querella de las damas”, en sus últimas contiendas, como una manifestación importante de lo que Paul Hazard definió como “Crisis de la conciencia europea” entre finales del XVII y comienzos del XVIII. Al fin y al cabo, la ruptura con el argumento de autoridad escolástico prevalecía en este sentido. Feijoo no estaba al margen de esta crítica de corte racionalista hacia los rígidos cimientos de los “antiguos”, por lo que su discurso renovador no es ajeno a aquella gran confrontación entre lo antiguo y lo moderno. A esto hay que sumar que, sin duda, El Teatro Crítico Universal y otros escritos de Feijoo han sido considerados como los testimonios que mejor dan cuenta del ingreso de España en la cultura ilustrada del XVIII. 

El prejuicio, la tradición y la autoridad, frente al racionalismo, el método y la renovación, marcan el pulso de una discrepancia en transición hacia la modernidad. La dicotomía entre antiguo-moderno y feminofilia-feminofobia estuvo servida durante siglos y, aunque fueran cada uno de ellos debates enzarzados en cuestiones intelectuales específicas y enmarcados en contextos dialécticos diferentes, no resultan tan alejados entre sí, al coincidir esporádicamente en espacios temporales y al compartir marcos de confrontación filosófica e intel·lectual. Todo ello dentro de un proceso que preparaba la emergencia del iluminismo europeo, ya por lo menos desde el siglo XVII.

Desde el siglo XIV, cuando se inicia la “Querella de las damas”, varones eruditos entrecruzarán textos, discutiendo acerca de si las mujeres eran humanas, si debían ser instruidas y educadas, cuál era su naturaleza o si eran buenas para los hombres. Llegaban a argumentar, desde la misoginia de raíz fundamentalmente patrística, que las mujeres eran inferiores a los hombres, a pesar de que otros, (y más bien otras) sostuvieran que eran superiores en algunos aspectos. Feijoo, como veremos, fue otro de aquellos hombres que consideraban que las mujeres eran equivalentes en dignidad a los varones. 


La querella en España

En España las polémicas sobre la mujer son antiguas. La tradición misógina en España abunda desde el Medievo, con la obra del prosista Don Juan Manuel a la cabeza, autor del El Conde de Lucanor; pasando por el Renacimiento con el Crótalon, atribuida a Cristóbal de Villalón, obra por antonomasia de la misoginia renacentista española, cuya tesis se centra en la naturaleza viciosa de las mujeres; hasta llegar al Barroco, cuando destaca el escritor del Siglo de oro Francisco de Quevedo como uno de los máximos exponentes de la exacerbación misógina.

Pero entre los autores que marcaron los ideales de feminidad de los siguientes siglos y fueron considerados fuente de autoridad, destacan sobre todo Juan Luis Vives y Fray Luis de León. En Instrucción de la mujer cristiana (1523) Vives, a pesar de estar a favor de mejorar la educación del sexo femenino, se muestra a favor del enclaustramiento de la mujer y de la imposibilidad de elegir libremente marido. Para Vives, la honra, la virginidad, la obediencia y la castidad deben de ser las virtudes principales de la mujer cristiana. Fray Luis de León, aún menos aperturista, se posiciona incluso en contra de la mejora de la educación femenina, apostando por la “santa ignorancia”. El modelo de feminidad de Fray Luis de León se restringía al papel de la mujer como nodriza y madre condenada a la castidad, la sumisión y al silencio del hogar. La perfecta casada (1584) es una de las obras más influyentes en la construcción del ideal de feminidad católico.

Desde posicionamientos de enaltecimiento positivo de la naturaleza femenina, ya en la etapa hacia el Renacimiento, nos encontramos con la obra de Juan Rodríguez de Cámara, Triunfo de las donas (1438), en la que se habla de igualdad e incluso se proclama la superioridad del sexo femenino. Poco después, obras como las de don Enrique de Villena Los doce trabajos de Hércules (1417), de Álvaro de Luna, Libro de las virtuosas e claras mujeres (1446), de Diego de Laera, Tratado en defensa de las virtuosas mujeres (1444), o de fray Alonso de Córdova, Jardín de nobles doncellas (1468), se convirtieron en precedentes de la defensa feijooniana del sexo femenino. Estos trataron de proteger con la pluma la virtud de las mujeres, ante los envites misóginos,. Excepcionalmente hubo ocasiones en las que se aludía a la igual valía intelectual femenina. En este caso, la novedad de Feijoo será la de salir en defensa de la capacidad intelectual de la mujer y otorgarla el derecho a participar en la ciencia y la alta cultura.

Sin embargo, los exponentes españoles más destacados de rebeldía contra el orden patriarcal fueron mujeres como Santa Teresa de Jesús o Isabel de Villena, sin olvidar a Sor Juana Inés de la Cruz, a través de suRespuesta a Sor Filotea (1691) y de su redondilla titulada Hombres necios; a María de Zayas y Soto Mayor, quién se adelantó a la defensa femenina feijooniana; y posteriormente a Josefa Amar y Borbón, autora de Discurso en defensa del talento de las mujeres y de su aptitud para el gobierno y otros cargos en que se emplean los hombres (1786) y Discurso sobre la educación física y moral de las mujeres (1790), entre otras.

El fraile ovetense, al igual que los anteriores autoras/es, se lanza a combatir la misoginia de los siglos pretéritos, como un guardián-paladín del honor de las mujeres. A raíz del ideal caballeresco, en vez de luchar con una espada por el honor de la doncella, lo hace encerrado entre las celdas de su habitación con la palabra escrita, como enérgico custodio del honor femenino. Sin embargo, su lucha no tuvo descanso, ya que este discurso del padre benedictino fue uno de los más atacados por sus detractores, hasta el punto de que muchos de ellos terminaron por alegar que defensa tan impetuosa del género femenino sólo podía nacer, a pesar de su ferviente condición de beato, de un oculto y “pecaminoso” deseo de Feijoo hacia las mujeres. Ante estas acusaciones, debiera de aclararse que más bien fueron su libertad de criterio y su afán innovador, en huida de lo dogmático y de búsqueda incansable de la verdad, algunos de los factores que realmente hicieron a Feijoo construir un discurso de tal modernidad.

En su intento de mostrarse más ecuánime y objetivo que otros, y de convencer de que su defensa de la mujer no venía motivada de una predilección personal y vivencial por éstas, Feijoo pone el ejemplo extremo de Aristóteles: “Es cierto que Aristóteles fue inicuo con las mujeres, no sólo proclamó con exceso sus defectos físicos, pero con aún mayor vehemencia los morales”, tras describir su amor por varias mujeres, y afirmar “Quién no pensará que su genio le inclinaba al desvío de aquel sexo? Pues nada menos que eso”, ya que, “la mordacidad contra las mujeres, muchísimas veces, y aún las más, anda acompañada de una desordenada inclinación hacia ellas, como ya dijimos arriba”.

 

Feijoo sostenía que los hombres adoptaban posiciones misóginas al verse rechazados por algunas mujeres y no poder satisfacer sus deseos sexuales con ellas.

 

 

Feijoo sostenía que los hombres adoptaban dichas posiciones al verse rechazados por algunas mujeres, y no poder satisfacer sus deseos sexuales con ellas. Así Feijoo se muestra como neutral, y desliga su defensa de las mujeres de ser sospechoso de hacerlo por alguno de los dos extremos ejemplificados como causa de los excesos de enamoramiento de Aristóteles y la otra en quienes ven frustrados sus deseos sexuales.

Feijoo era consciente de la excepcionalidad de sus opiniones acerca de la mujer y sobre otros muchos temas. Así lo expresaba él mismo: “En grave empeño me pongo. No es ya solo un vulgo ignorante con quien entro en la contienda: defender a todas las mujeres, viene a ser lo mismo que ofender acaso a todos los hombres”. Era bien conocedor, fruto de su gran erudición, de que la inmensa mayoría de los hombres de letras de la Historia consideraron a todas las mujeres naturalmente malvadas y/o inferiores, pero aún así tuvo la valentía de defender su heterodoxa opinión, discutiendo las concepciones aristotélicas misóginas tan en boga en su momento. Así expresa en su defensa de las mujeres que “no nos debemos dejar influir por los doctores que proclamaron que el sexo femenino era defectuoso, sólo porque Aristóteles lo dijo, de quien fueron finos sectarios”, haciendo una crítica directa al argumento de autoridad y al “sectarismo” intelectual escolástico. En este sentido, Feijoo señala al artífice filosófico que encendió en las Universidades la mecha misógina en Europa, por la cual se inicia la Querelle des  femmes. La concepción de Aristóteles exacerbó así la misoginia y la concepción de “polaridad entre los sexos”, ya de por sí ampliamente extendida.

 

“Un vulgo ignorante con quien entro en la contienda: defender a todas las mujeres, viene a ser lo mismo que ofender acaso a todos los hombres»

 


A mediados del siglo XIII, al convertirse las obras de Aristóteles en lecturas obligatorias en la influyente Universidad de París, se hizo inevitable la generalización de dicha práctica a otras Universidades europeas. La concepción femenina en el pensamiento aristotélico era claramente hostil hacia el sexo femenino, demarcando “lo que son” las mujeres y los hombres, y señalando la superioridad de estos últimos en contraposición a otras corrientes más atemperadas, como la de Hildegarde de Bingen y la de la abadesa Herralda Honenbourg, asentada en una complementariedad de sexos que, a partir de la diferencia, proclamaba la igualdad de valor entre hombres y mujeres. Este triunfo de la visión de género aristotélica en el ámbito académico e intelectual hizo que las teorías misóginas siguieran prevaleciendo entre los científicos y eruditos hasta siglos posteriores.

El florecimiento de la filosofía aristotélica destruyó la propia visión de la complementariedad de los sexos. Desde esta perspectiva, el Universo había sido creado por dos principios, diferentes en sustancia, pero similares en valor: un principio creador femenino (materia) y otro masculino (Dios). Sin embargo, en Aristóteles los dos sexos son sustancialmente diferentes, definiendo a lo femenino como inferior, tanto anatómica como fisiológicamente. La hembra es un fallo, una carencia, siendo un macho mutilado, una malformación de la naturaleza, que surge de una desviación o una degeneración del sexo masculino.

EN DEFENSA DE LA CAPACIDAD INTELECTUAL FEMENINA

La “querelle” se prolongará durante el siglo XV, XVI y XVII. La lista de contendientes en tan dilatado debate es muy extensa. Destacadas estudiosas y/o literatas como María Zayas, Margarita de Navarra, Louise Labé, Marie de Romei, Vittoria Colonna, Arcángela Tarabotti o Lucrezia Marinella, y otros ensayistas feminófilos como Cornelius Agrippa, Guillaume Postel y François de Billon conformaron un grupo de autoras/es antimisóginos que cuestionaron desde diferentes posicionamientos la concepción degradante que sobre la mujer se tenía. Durante el siglo XVII, nombres como los de Marie de Gournay o Poulain de la Barre comienzan a ir más allá, y a reivindicar más espacios para las mujeres desde parámetros más igualitaristas. En este contexto, el movimiento de las preciosas y de los salones fue el fruto de una de las primeras “revueltas” o resistencias de las mujeres contra los prejuicios ancestrales en este siglo XVII, en el que mujeres de las élites comienzan a reclamar diferentes espacios reservados únicamente a los varones. Los salones se convirtieron en centros políticos e intelectuales, en los que las mujeres ostentaban la posición de anfitrionas, comenzando así a participar con sus opiniones en los círculos de la élite intelectual, pero siempre siguiendo los roles asignados a su sexo.

Partidarios y detractores de estos nuevos derechos femeninos (planteados desde la antimisoginia de algunas rebeldes) se enfrentaron a través de ensayos, tratados, folletos, e incluso novelas, obras teatro, y poesías. La variedad de temas tratados en estas controversias se centraron en tópicos como el perfecto amor, el matrimonio, la maternidad, la moral femenina, el rol doméstico de las damas y, por supuesto, la educación. En este último caso la falta de oportunidades y la desigualdad educativa, fruto del egoísmo de los varones, empiezan a ser ensalzados como causas de la diferencia entre mujeres y hombres.

Sin embargo, el nombre que realmente ha destacado en la Querelle, convirtiéndose en el antecedente feminista por antonomasia, fue el de la célebre escritora medieval, Christine de Pizán. Así respondía en el siglo XV la autora francesa a quienes atacaban a la mujer, aludiendo a una natural insuficiencia mental de ellas y legitimando así el estado de segregación y restricción educativa para las mujeres:

“Dios ha concedido a la mujer una mente capaz de comprender, conocer y retener todas las cosas de los más variados campos del saber. No es raro encontrar personas con un espíritu despierto y unas facultades intelectuales que les permitan comprender con facilidad todo lo que se les enseñe. Con solo aplicarse al estudio, alcanzan un gran saber” (…) “Ahora que me he convencido, por vuestros ejemplos y mi propia experiencia, de que las mujeres pueden estudiar las ciencias más difíciles y todas las ramas del saber, quisiera que me dijérais, Señora, si la mente femenina es capaz de buen juicio y discernimiento para decidir lo que hay que hacer. ¿Es la experiencia la que guía a las mujeres para que aprendan a enjuiciar su conducta presente a la luz de su pasado?... Esa capacidad de juicio de la que hablas es un don que la Naturaleza otorga lo mismo a hombres que a mujeres”.

El padre Feijoo compartía la visión de Pizán expresando:

“Son condenadas por incapaces en algunas materias; siendo así que el no discurrir, o discurrir mal, depende, no de falta de talento, sino de falta de noticias, sin las quales ni aun un entendimiento angélico podrá acertar en cosa alguna; los hombres, entre tanto, aunque de inferior capacidad, triunfan y lucen como superiores a ellas, porque están prevenidos de noticias” (…) “Sobre la ventaja de las noticias hay otra de mucho momento; y es, que los hombres están muy acostumbrados a meditar y discurrir, y razonar sobre estas materias, que son de uso y aplicación, al paso que las mujeres rarísima vez piensan en ellas: con que se puede decir, que cuando llega la ocasión, los hombres hablan muy de pensado, y las mujeres muy de repente”.





Por otro lado, la teoría de los humores era muy utilizada en la época para probar la inferioridad de entendimiento femenino. Así, según esta “teoría”, la mujer al ser fisiológicamente más húmeda, sus pensamientos calientan el cerebro, desprendiendo vapores que impiden el recto juicio. Estas argumentaciones pseudocientíficas predominaban claramente en los ambientes intelectuales, en la época en que Feijoo decide salir en defensa de las mujeres. Es consciente Feijoo de que el lenguaje había sido monopolizado históricamente por el varón y, por lo tanto, el poder de creación de “verdades” y así lo expresa: “lo cierto es que los hombres fueron los que escribieron esos libros en que se condena por muy inferior el entendimiento de las mujeres. Si mujeres los hubieran escrito, nosotros quedaríamos debajo”. Además de estos argumentos, Feijoo al abogar por la capacidad intelectual de la mujer, aportó en su texto una lista repleta de nombres de mujeres ilustres a lo largo de la Historia, rescatando el habitual recurso de las exempla renacentista, para de ese modo reforzar mejor el argumento. Como la inteligencia no es innata sino aprendida o adquirida por la educación según Feijoo, no existe tal ignorancia natural en la mujer, porque la aptitud femenina está preparada igual que la del hombre para todo género de ciencias y conocimientos. La relación entre las características físicas y las intelectuales como forma de justificar la inferioridad intelectual de la mujer es rechazado por Feijoo, contraargumentando las opiniones de figuras tales como Aristóteles o Malebranche. 

  

«Lo cierto es que los hombres fueron los que escribieron esos libros en que se condena por muy inferior el entendimiento de las mujeres. Si mujeres los hubieran escrito, nosotros quedaríamos debajo»

 

Sin embargo, y a pesar del reinante ambiente misógino del momento, de las teorías “científicas”, y a la par que las interpretaciones teológicas que lo sustentaban, como dice Oliva Blanco: “Feijoo abandonará a los santos padres y recurrirá a los cartesianos para probar la igualdad de los entendimientos” entre los sexos. El cartesianismo filosófico, como bien sabemos, fundamentó el discurso feminista de Poulain de la Barre casi un siglo antes. A este respecto, es anecdótico pero, a su vez, significativo, el relato de Jaime Ardanaz y Centellas recogido en su “Tertulia Histórica y Apologética”, manifestando su sorpresa e indignación ante el comportamiento de su mujer a raíz de la lectura del discurso profemenino de Feijoo y de la filosofía de Descartes: 

“Desde una visita oyó celebrar el padre Feijoo y que se había metido a don Quixote de las hembras, no paró hasta comprar el libro; y lo mismo fue leerle que echar a perder sus buenas costumbres; olvidó el cuydado de la casa; no atendió más al gobierno de la familia; miró la almohadilla como ocupación muy plebeya a las altas cualidades de su sexo; llenó la casa de libros extravagantes, dio en que había de aprehender la lengua latina y francesa… trajo de no sé donde la Philosophia de Descartes; con que ya no se oye hablar de otra cosa que la imposibilidad de la materia primera, de la Glándula pinnea, de las partículas istriadas de los átomos y otros mil barbarismos que la han desordenado el cerebro”.

La fuerza del racionalismo marca, como bien es sabido, una crisis en el pensamiento escolástico y tradicional y es, a su vez, inspirador de nuevas concepciones disidentes con el orden pretérito. La emergencia de las primeras manifestaciones protofeministas no están, pues, fuera de ese proceso de ruptura, así como de esa influencia del cartesianismo y posteriormente de la filosofía ilustrada. 

 

LA CONDICIÓN MORAL DE LA MUJER

Las mujeres para Feijoo son malas o buenas en función de cómo influyan los hombres en ellas. Según Victoria Sau, esto respondería a un modelo explicativo ciertamente androcéntrico, no pudiendo ser entendido de otro modo en aquel momento. Estas caídas morales de la mujer no son producto de la naturaleza, sino del egoísmo masculino, por lo que Feijoo achaca esas “faltas” en su comportamiento a los hombres, y no a ellas mismas como se sostenía habitualmente a partir de la imagen de la “Eva pecadora” y del arquetipo misógino de la “mujer malvada”, de amplia tradición y predicamento:

“No pocos de los que con más frecuencia y fealdad pintan los defectos de aquel sexo, se observa ser los más solícitos en granjear su agrado (…). “Acaso también se venga tal vez con semejantes injurias la repulsa de los ruegos: que hay hombre tan maldito que dice que una mujer no es buena, sólo porque ella no quiso ser mala” (…) No niego los vicios de muchas. ¡Mas ay! Si se aclara la genealogía de sus desórdenes, ¡cómo se hallaría tener su primer origen en el porfiado impulso de individuos de nuestro sexo! Quien quisiere hacerse buenas a todas las mujeres, convierta a todos los hombres”.

Las mujeres para Feijoo son malas o buenas en función de cómo influyan los hombres en ellas. “Quien quisiere hacerse buenas a todas las mujeres, convierta a todos los hombres»

 

 

En esta cuestión de la ética y la condición moral femenina, el padre benedictino también realiza su constante y habitual esfuerzo de contrargumentar el error común al sostener que las mujeres no son ni la encarnación ni el origen de todos los males como, por ejemplo, concluía aquella leyenda de que la Cava indujo a la pérdida de España y la consabida de que Eva, por obra de su “pecado original”, llevó al providente castigo de la humanidad.

El mito de la Eva pecadora, por ejemplo, estuvo defendida por muchos padres de la Iglesia y recuperada por gran parte de la teología escolástica. Uno de los autores más incluyentes de la patrística, Quinto Septimio Florente Tertuliano, interpreta este mito con consecuencias terribles para la mujer. Para Tertuliano la mujer debe de sufrir fruto de su culpa, la ocultación de su rostro, imposición social de gran extensión en muchas culturas:

“Mujer, debieras ir vestida de luto y andrajos presentándote como una penitente anegada en lágrimas, redimiendo así la falta de haber perdido al género humano. Tú eres la puerta del infierno, tú fuiste la que rompiste los sellos del árbol vedado, tú la primera que violaste la ley divina, tú la que corrompiste a aquel a quien el diablo no se atrevía a atacar de frente, tú finalmente fuiste la causa de que Jesucristo muriera” (…) “Que  la mujer oculte el rostro donde quiera que sea y en todas las edades, cuando hija a causa de su padre, cuando esposa a causa de sus hermanos y cuando madre a causa de sus hijos”.

Regresando a los mitos que Feijoo desmonta, en el primer caso, nuestro autor señala que esta pérdida de España a favor de los moros se debió a las desafortunadas acciones del conde don Julián y no de Florinda, hija de esta. En el caso de Eva, Feijoo señala: “Adán fue inducido a pecar por una mujer, la mujer fue inducida por un ángel”. Así, la responsabilidad se inclina más hacia el hombre que hacia la mujer, representada en Eva. Con respecto a este mito, Feijoo argumenta que podría estudiarse si Eva no tuvo menos culpa que Adán, pues mientras éste último se dejó engañar por una criatura igual, aquella fue engañada por una de muy superior inteligencia. Sin embargo, como señala Victoria Sau, “Feijoo cae en una contradicción al aceptar implícitamente la inferioridad de la mujer, al interpretar que Adán no se dejó engañar, como Eva, por un ser superior”. Este sería uno de los ejemplos que ilustran los límites y contradicciones de un discurso de género feijooniano repleto de ambivalencias. 

Otro de los mitos misóginos muy extendidos era el concerniente a la alusión de la hermosura de la mujer como factor causante de los males. El padre benedictino rechaza dicha tesis. El discurso diferenciador de Feijoo apunta a que existen cualidades connaturales únicas en cada sexo: el de la robustez sería intrínseco al varón y el de la belleza, a la mujer. Desde una concepción basada en la complementariedad, dichas cualidades naturales se compenetran, necesitándose la una de la otra, aunque el propio autor sintiera predilección por el de la robustez. Aun así, otro error común en la literatura misógina desmontado por Feijoo, es el de la valoración del físico masculino como perfecto en su composición. El físico femenino queda rebajado al definirlo como defectuoso. Así describe y sintetiza el fraile ovetense tan generalizada tesis: “muchos no dudan en llamar a la hembra animal imperfecto y aún monstruoso, asegurando que el designio de la naturaleza en la obra de la degeneración siempre pretende varón, y sólo por error o defecto, ya de la materia, ya de la facultad, produce hembra”. La idea de que por error o defecto surge la mujer, nace de la concepción aristotélica sobre la materia y la forma, muy extendida durante siglos por la influencia intelectual ya aludida de Aristóteles en los círculos académicos. Ante estas justificaciones del hombre como ser perfecto ironizaba Feijoo: 

“Oh admirables físicos: Se deduciría de aquí que la naturaleza intenta su propia ruina, pues no puede conservarse la especie sin la concurrencia de ambos sexos. Se deduciría también que tiene más errores que aciertos la naturaleza humana en aquella principalísima obra suya; siendo cierto que produce más mujeres que hombres. ¿Ni cómo puede atribuirse la formación de la hembra a debilidad de virtud o defecto de materia, viéndolas nacer muchas veces de padres bien complexionados o robustos en lo más florido de su edad? ¿Acaso, hubiera estos defectos, no habrían de nacer algunas mujeres ni se habría de propagar el linaje humano?”.

 

LOS MODELOS DE FEMINIDAD Y MASCULINIDAD FEIJOONIANOS

Feijoo establece una jerarquización de valores, asignando cada uno de estos a cada sexo. Dentro de esta lógica, las mujeres son más piadosas según Feijoo, por lo que no pueden ser más malvadas que los hombres. Así lo argumenta, poniendo en jaque a quienes postulaban lo contrario: “Y díganme los que suponen más vicios en aquel sexo que en el nuestro, ¿cómo componen esto con darle la Iglesia a áquel con especialidad el epíteto de devoto? ¿Cómo con lo que dicen gravísimos doctores, que salvarán más mujeres que hombres, aun atendida la proporción a su mayor número? Lo cual no fundan, ni pueden fundar en otra cosa que en la observación de ver en ellas más inclinación a la piedad”.

Por otro lado, en el discurso de género feijooniano la voluntad está más desarrollada en la mujer que en el varón, haciéndola más desarrollada como ser humano, ya que la voluntad es una de las virtudes más importantes para el benedictino. En este sentido, Feijoo considera que la naturaleza femenina en cuanto a sus cualidades morales es superior, pero reservando el papel central de la política y de la dirección de la sociedad a los varones: “Si yo tuviese autoridad para ello, acaso daría un corte, diciendo que las cualidades en que exceden las mujeres conducen para hacerlas mejores en sí mismas; las prendas en que exceden los hombres los constituyen mejores; esto es más útiles para el público”.

La complementariedad esencialista es por lo tanto, otro de los elementos impregnados en su discurso en el ámbito de su concepción de las virtudes morales. Advierte que en las mujeres predomina la docilidad (y que ésta puede desembocar en el exceso de la ligereza), mientras que en los hombres es la constancia, que puede degenerar en terquedad. Por otro lado, la sencillez de la mujer pudiera degenerar en indiscreción y la prudencia de los hombres en alevosía, falacia y doblez. El recato dirá Feijoo que es una virtud femenina natural, que la aleja más que el hombre del vicio, en contraposición con quienes desde posiciones misóginas consideraban a las mujeres como connaturalmente viciosas y malvadas provocadoras. Además, otro de los aspectos positivos resaltados por nuestro autor, es el de considerar que las mujeres guardan mejor los secretos, siendo mejores guardianas del secreto jurado y más fieles a la palabra de otros: “son rarísimos los hombres a quienes se pueden fiar secretos de importancia”, advertía Feijoo.

Destaca su discurso acerca de la complementariedad esencialista de los dos sexos en el ámbito de las virtudes morales. Feijoo, pues, no apuesta por la igualdad, sino por la defensa de la mujer en sus cualidades «esenciales». 

 

 En este juego de atribución de valores y virtudes, lo que Feijoo hace no es apostar por la igualdad, sino por defender a la mujer y definir las cualidades esenciales de cada sexo. Así en su Ilustración apologética (1729) Feijoo recalcaba: “yo pretendo persuadir de la igualdad, no solo a las mujeres, sino también a los hombres”. En su discurso, por lo tanto, prevalece la intención de abogar por una nivelación más que por la equidad entre hombres y mujeres, una igualación en cuanto a la dignidad, las virtudes, los valores y humanidad de las mujeres. Así se aprecia cuando Feijoo no cuestiona el arquetipo de mujer, en tanto en cuanto a ser frágil, bello, ni el destino tradicional a la que se la reservaba como madre, siguiendo así la lógica imperante de el “deber-ser” femenino, sin ser esto incompatible con su esfuerzo contrargumentativo frente a la misoginia que atribuía aspectos negativos a la naturaleza de las mujeres. De este modo, vistas las valoraciones negativas que recibían ellas, Feijoo se empeña en darles la vuelta para convertirlas en positivas y a su vez establece una nivelación: “por tres prendas en que hacen notoria ventaja las mujeres, parece se debe la preferencia a los hombres, robustez, constancia y prudencia. Pero aún concedidas para las mujeres estas ventajas, pueden pretender el empate señalando otras tres prendas, en que exceden ellas: hermosura, docilidad y sencillez”. Así vemos, que las esencias virtuosas de la mujer a las que alude Feijoo son fundamentalmente morales y espirituales. 

En Feijoo nos encontramos una tensión fe-razón, ya que el ideal femenino de Feijoo sigue anclado en algunos de los valores religiosos basados en el ascetismo sexual, por los cuales entendía que la mujer era la encarnación por excelencia del pudor y la vergüenza, virtudes exclusivas en ellas. La mujer perversa para Feijoo es la que no guarda con celo su cuerpo y sus acciones morales en relación a su sexualidad: “la vergüenza (…) juego que es la mayor ventaja que las mujeres hacen a los hombres. Es la vergüenza una valla, que entre la virtud y el vicio puso la naturaleza” (…) “y así que siempre será oprobio y vileza suya [de la mujer] conceder al hombre el dominio de su cuerpo, salvo cuando le autorice la santidad del matrimonio”. Aún así no hay en Feijoo un enaltecimiento a la virginidad de la mujer ni a la toma de hábito, ni siquiera la obligatoriedad de éstas a la maternidad (que se presenta como opcional y compatible con otras funciones sociales en el ámbito público). Expresa la firmeza de carácter de las mujeres que toman tales decisiones asociadas generalmente al ideal de feminidad.

En general, como hemos visto, Feijoo entiende que hay cualidades masculinas y femeninas desde una concepción fuertemente diferenciadora. Aunque la fortaleza según Feijoo no era una virtud exclusivamente masculina, la masculinidad implica robustez como cualidad ligada a la utilidad pública y como soporte del entendimiento, y a su vez constancia y firmeza. Pero esta última tiende a degenerar en terquedad: “la firmeza en el buen propósito es autora de grandes bienes, no se puede negar que la obstinación en lo malo es causa de grandes males”. El propio Feijoo pensaba que debería preferirse la robustez de los hombres, la cual aportaba esencialísimas utilidades en las tres columnas que sustentan toda República: la guerra, la agricultura y la mecánica. En cambio las mujeres, aúnan mayor hermosura, bondad de espíritu y docilidad como atributos positivos, pero estas pueden degenerar en la ligereza. Sobre su predilección por la robustez en detrimento de la hermosura puntualizaba:

“No es, pues, la hermosura por sí misma autora de los males que la atribuyen. Pero en el caso de la questión doy mi voto a favor de la robustez, la cual juzgo prenda mucho más apreciable que la hermosura. Y así, en quanto a esta parte se ponen de bando mayor los hombres. Quédales empero a salvo a las mujeres replicar, valiéndose de la sentencia de muchos doctos, y recibido de toda una ilustre Escuela que reconoce la voluntad por potencia más noble que el entendimiento, la cual favorece su partido, pues si la robustez cómo más apreciable, logra mejor lugar en entendimiento, la hermosura, como más amable, tiene mayor imperio en la voluntad”.

El sexo femenino, según Feijoo, acaudala más sencillez como virtud y mayor inteligencia concreta, frente a la más abstracta de los varones. Sin embargo, estas diferencias intelectuales, entre inteligencia abstracta y concreta no son connaturales al sexo para Feijoo, sino que son producto de la costumbre y de las diferencias construidas e impuestas, ya que “en cuestiones teóricas o ideas abstractas, rarísima mujer piensa, o rarísima vez; y así no es mucho que las encuentren torpes cuando les tocan estas materias”.

Feijoo no concibe casi en ningún caso la equidad, no siendo defensor del acceso equitativo de hombres y mujeres a ámbitos sociales de poder y decisión: 

“Veo ahora que se me replica contra todo los que llevo dicho de este modo. Si las mujeres son iguales en la aptitud para las artes, para las ciencias, para el gobierno político y económico ¿por qué Dios estableció el dominio y superioridad del hombres, en aquella sentencia del cap. 3 del Génesis “Subviri potestate eris?” (…) no se infiere que la preferencia se le dio al hombre por exceder a la mujer en entendimiento (…) La razón es, porque aunque sean iguales los talentos, es preciso que uno de los dos sea primera cabeza para el gobierno de la casa y familia, lo demás sería confusión y desorden”. 

Sin embargo, en su argumentación Feijoo cae de nuevo en la contradicción, aludiendo a que las mujeres también gobernaron en la Historia, tanto en repúblicas como en comunidades religiosas, y que son capaces de ello:

“Aquellos que ponen tan abajo el entendimiento de las mujeres, que casi lo dejan en puro instinto, son indignos de admitirse en la disputa. Tales son los que asienten que, a lo que más se puede subir la capacidad de una mujer, es a gobernar un gallinero” (…) “Estos discursos contra las mujeres son de hombres superficiales. Ven que por lo común no saben sino aquellos que oficios caseros a que están desinadas y de aquí infieren (aún sin saber que lo infieren de aquí, pues no hacen sobre ello algún acto reflejo) que no son capaces de otra cosa. El más corto lógico sabe que de la carencia del acto a la carencia de la potencia no vale la ilación; y así, de que las mujeres no sepan más no se infiere que no tengan talento para más”.

 

CONCLUSIONES

No hace falta decir que Feijoo es una de las figuras más estudiadas del siglo XVIII español. Sin embargo, la defensa de la mujer del benedictino no ha sido hasta hace relativamente poco uno de los temas preferidos a la hora de analizar su obra, aunque desde hace unos años ha recibido una intensa atención y, como manifestación de ese interés, existe ya una gran cantidad de artículos académicos al respecto. 

Desde nuestro punto de vista, algunas de las afirmaciones “igualitarias” de Feijoo son muestra de la emergencia de una etapa de transición hacia la modernidad, que bajo la Ilustración comenzará a cuestionar el orden patriarcal. Sin embargo, a pesar de la excepcionalidad del discurso feijooniano, hablar de modernidad en cuanto a su discurso de género pudiera resultar un exceso. Sería más conveniente considerarlo como un “renovador de su tiempo”. 

Feijoo es un «renovador de su tiempo», muestra de una etapa de transición hacia la modernidad. Divulga una visión positiva de la mujer que pretende enfrentarse a la misoginia tradicional. La “Defensa de las mujeres” fue una de las semillas que darán lugar más adelante a textos más comprometidos con el género femenino.

 

 

Feijoo lleva a cabo, como es bien sabido, una crítica a la escolástica y a la tautologización del pensamiento universitario y científico del momento: una tradición de pensamiento creadora de verdades-seguras y de aprobación de dichas verdades a través de los argumentos de autoridad. El fraile benedictino, en contraposición, apuesta por el empirismo y el rigor del método, frente a las argumentaciones tradicionales, aplicando en muchos casos la duda y la prudencia en sus sentencias. Pero, sobre todo, Feijoo arremete contra la opinión vulgar, la filosofía mundana y la opinión común ante diferentes problemas que tienden al prejuicio y al error. Aún así, más allá de reivindicar un elitismo intelectual y de autoposicionarse dentro de una supuesta aristocracia de la razón, cabe decir que Feijoo lo que atesoraba era un evidente espíritu pedagógico. Su intención es luchar contra aquellas representaciones erróneas que llegan al imaginario común, contra una serie de creencias, mitos y supersticiones, no sólo ancladas en la conciencia colectiva del “vulgo”, sino también en la de letrados y universitarios. Su defensa del sexo femenino sigue sin excepción este mismo cometido.

La pretensión real de Feijoo, llamado desafortunadamente en ocasiones “el fraile feminista”, sin cuestionar la distribución de roles público/privado, se aproxima más a la de combatir el error y dignificar a la mujer que a la de redefinir las relaciones de género en un sentido igualitario. A la mujer la sigue otorgando el rol de educadora y mantenedora del hogar y de la familia. Frente a los hostiles discursos que insistían en supuestas faltas y defectos físico-morales de la mujer, Feijoo divulga una visión positiva de la mujer que pretende enfrentarse a la misoginia tradicional, tanto del pueblo, como eclesiástica e intelectual, forjada a través de los mitos y prejuicios patriarcales, fueran de corte popular, científico o filosófico.

Sin embargo, en el pensamiento de Feijoo el hombre sigue siendo el epicentro de la sociedad, el centro de la vida pública, lo cual no significa que el fraile ovetense, junto a ilustres personajes como Christine de Pizán, Josefa Amar de Borbón o Poulain de la Barre, no se enfrentara a través de su escritura a quienes pretendían atentar contra la dignidad y la virtud femenina. Nuestro autor entró de lleno en la contienda de la “Querella de las damas”, un debate cuya lógica todavía se asentaba en la regulación e interpretación de la diferencia sexual, fuera cual fuera la posición tomada, tanto a favor como en contra de las mujeres. 

A pesar de las limitaciones del discurso feijooniano sobre el papel del sexo femenino en la sociedad, la “Defensa de las mujeres” fue una de las semillas que darán lugar más adelante a textos más comprometidos con el género femenino, como las obras de Josefa Amar y Borbón, autora precedente del feminismo histórico en España.

_____________________________________________________________________

(1)El abad jesuita Jean-Baptiste Movan Bellegarde en su obra Lettres Curioses de litteratue et de monde (1702) tomó muchos argumentos de Poulain sobre la mujer y su feminismo. Según Daniel Cazes, esta obra fue la fuente de argumentos defensores de la mujer en el Teatro Crítico Universal de Feijoo. Es decir, Feijoo sin querer se basó en muchos argumentos de Poulain de la Barre, ya que el propio Feijoo no pudo ser consciente de que Bellegarde había “plagiado” a Poulain de la Barre. Daniel CAZÉS, Obras feministas de François Poulain de la Barre (1647-1723), México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2007, pág. 154.

(2)Sobre esta cuestión, son clásicos ya Jose Antonio MARAVALL, Antiguos y modernos. La idea de progreso en el desarrollo inicial de una sociedad, Madrid, Moneda y Crédito, 1966 o Marc FUMAROLI, Las abejas y las arañas. La querelle de los Antiguos y los Modernos, Barcelona, Acantilado, 2008.

(3)Paul HAZARD, La Crisis de la conciencia europea, 1680-1715, Madrid, Pegaso, 1941.

(4)Sea para defenderlas o sea para vituperarlas, los hombres de “auctoritas” casi monopolizaron la querella, en un tiempo en el que la voz de la mujer estaba prácticamente silenciada. Como es bien sabido, Christine de Pizán fue la primera en intervenir con su Cité des Dames (1405) y en menor medida con su obra Le Livre des trois vertus à l'enseignement des dames (1497), donde Pizán expresa sus ideas feministas, afirmando la igualdad de capacidades intelectuales entre los sexos.

(5)Por otro lado, nos encontramos con una numerosísima literatura opositora, representada en autores como fray Íñigo de Mendoza Coplas, autor de Vituperio de las malas hembras, fray Ambrosio Montesino, Doctrina y reprehensión de algunas mujeres, y en otros autores ya posteriores como Alfonso Martínez de Toledo, arcipreste de Talavera, dentro de una corriente misógina clerical de raíces medievales. La patrística misógina seguía bien instalada, tanto en el ámbito eclesiástico como en la sociedad en general en la España del siglo XVIII. Quienes contraatacaron el escrito de Feijoo, mantuvieron argumentaciones que beben normalmente de dicha tradición clerical misógina.

(6)El texto de Feijoo consiguió tantas alabanzas de admiradores como críticas de multitud de polemistas opositores. Como señala Oliva Blanco, “incluso en aquellos textos en que parece darse la razón a Feijoo, las matizaciones o el mismo planteamiento, hacen que tales textos queden muy por debajo del feminismo feijooniano, ocultando muchas veces una misoginia latente”. Oliva BLANCO CORUJO, La polémica feminista en la España ilustrada: la Defensa de las mujeres de Feijoo y sus detractores. Castilla -La Mancha, Almud, 2010, P. 125.

(7)Teatro crítico universal, tomo I, discurso 16, parágrafo II, párrafo 15.

(8)TC, I, d. XVI, § I, 1.

(9)TC, I, d. XVI, § II, 15. Se refiere especialmente a Almarico, doctor parisiense aristotélico, el cual sostenía que “durando el estado de inocencia, todos los individuos de nuestra especie serían varones y que Dios los había de criar inmediatamente por sí mismo, como había criado a Adán”, tal como afirma Feijoo al calificarlo como “ciego secuaz” de Aristóteles, TC, I, d. XVI, § II, 15.

(10)Giulia SISSA, “Filosofías del género: Platón, Aristóteles y la diferencia sexual”

(11)Georges DUBY (dir.), Michelle PERROT (dir.) Historia de las mujeres en Occidente, Madrid, Taurus ediciones, Vol. 1, 1991, págs. 73-114; Ángeles JIMÉNEZ PERONA & Salvador MAS, “Observaciones sobre la relación entre ciudadanía y patriarcado en Aristóteles”, Eulalia PÉREZ SEDEÑO (coord.), Conceptualización de lo femenino en la filosofía antigua, Siglo XXI de España Editores, 1994, págs. 79-89; María Luisa FEMENÍAS, “Mujer y jerarquía sexual en Aristóteles: un salto necesario”, Eulalia PÉREZ SEDEÑO (coord.), Conceptualización de lo femenino en la filosofía antigua, Siglo XXI de España Editores, (1994), págs. 65-77.

(12)Christine DE PISAN, & Marie-José LEMARCHAND (ed.), Libro de la Ciudad de las Damas, Madrid, Siruela ediciones, 1995, p. 88. Citado en María Jesús FUENTE, “Querella o Querellas de las mujeres: El discurso sobre la naturaleza femenina”, Cuadernos Koré, Vol 1, nº 1, (2009).

(13)TC, I, d. XVI, § X, 67.

(14)TC, I, d. XVI, § X, 68. Véase sobre el discurso pedagógico y la mujer en Feijoo: Manuel Camarero Cea, “Feijoo y La Ilustración de la mujer”, Salina: revista de lletres, nº 14, 2000, págs. 91-94.

(15)TC, I, d. XVI, § X, 59.

(16)Oliva BLANCO CORUJO, La polémica feminista en la España ilustrada, pág. 123.

(17)Jaime Srdanaz y Centellas, Tertulia Histórica y Apologética, s.l., s.e., 1728. Citado por Oliva Blanco CORUJO, La polémica feminista en la España ilustrada, pág. 123.

(18)Benito Jerónimo FEIJOO & Victoria SAU, Benito Jerónimo Feijoo. Defensa de la mujer, Barcelona, Icaria, pág. 17.

(19)TC, I, d. XVI, § I, 3. 

(20)TC, I, d. XVI, § I, 4.

(21)Esta cita pertenece a la obra de Tertuliano Tratado del ornamento de las mujeres. Extraído de Ernest LEGOUVÉ, Historia moral de las mujeres, Barcelona, Librería del Plus Ultra, 1860.

(22)Véase Verónica A. GÜIDONI, “La mujer y la historia en el pensamiento de Fray Benito Feijoo”, Fundación, nº 3, 2000-2001, págs. 161-176.

(23)TC, I, d. XVI, § I, 9.

(24)Benito Jerónimo FEIJOO & Victoria SAU, Benito Jerónimo Feijoo. Defensa de la mujer, pág. 18. Así lo explica Feijoo: “No está hasta ahora decidido quién pecó más gravemente, si Adán o Eva porque los pareceres están divididos. Y en verdad que la disculpa que da Cayetano a favor de Eva, de que fue engañada por una criatura de muy superior inteligencia y sagacidad, circunstancias que no ocurrió en Adán, rebaja mucho respecto de éste el delito de aquella”, TC, I, d. XVI, § I, 9.

(25)TC, I, d. XVI, § II, 10.

(26)No contento con contradecir a Aristóteles, lo mismo hace con San Agustín, que heredando este último la concepción platónica de que la mujer, en el proceso de transmigración de las almas, no podía pasar directamente al mundo de las ideas, sino se encarnaba primeramente en varón, Feijoo señala que otros autores basándose en San Agustín cayeron en el error de considerar que “en la Resurrección Universal esta obra imperfecta [la mujer, partiendo de la concepción citada ya de que las mujeres son imperfecciones de la naturaleza] se ha de perfeccionar, pasando todas las mujeres al sexo varonil; como que la gracia ha de concluir que dejó empezada la naturaleza”. TC, I, d. XVI, § II, 16.

(27)TC, I, d. XVI, § II, 11.

(28)TC, I, d. XVI, § I, 6.

(29)TC, I, d. XVI, § V, 32.

(30)TC, I, d. XVI, § VIII, 49.

(31)Benito Gerónimo FEIJOO, Ilustración apologética, Madrid, viuda de don Francisco del Hierro, p. 69.

(32)TC, I, d. XVI, § XXIV, 56.

(33)TC, I, d. XVI, § III, 24.

(34)TC, I, d. XVI, § III, 22.

(35)TC, I, d. XVI, § X, 64.

(36)TC, I, d. XVI, § XXIII, 148.

(37)TC, I, d. XVI, § IX, 62.

 

 

Revista de prensa

España, país con mayor aceptación de la homosexualidad.
En 2013 el Pew Research Center encuestó a 37.653 personas de 39 países diferentes para analizar los niveles de aceptación de la homosexualidad. 
Leer más...
 
Jóvenes pero sobradamente machistas.
Un 24 por ciento de los jóvenes andaluces piensa que el lugar de una mujer está en casa con su familia y el 10 por ciento considera que el hombre debe tomar las decisiones importantes en la pareja,
Leer más...
 
El negocio negro de Europa.
El pasado lunes Suecia dejó de ser el único país europeo en el que la prostitución está expresamente prohibida, el parlamento deIrlanda del Norte aprobó una propuesta de ley que criminaliza la compra de sexo en términos parecidos a los de la normativa sueca.
Leer más...
 
Casi la mitad de los homosexuales europeos, discriminados en el último año.
Más de una cuarta parte sufrió agresiones o amenazas los últimos 5 años. España es el tercer país de la UE donde más se respeta la igualdad de derechos. Casi la mitad de homosexuales esconde su condición en el trabajo.
Leer más...
 
“Para acabar con la violencia machista no basta con arrimar el hombro, hay que arrimar al hombre”
Miguel Lorente, médico forense y profesor de la Universidad de Granada, ha intervenido en el Simposio de Escultura por la Igualdad y contra la violencia de género celebrado en la UAL
Leer más...
 
Rueda de hombres contra la violencia de género.
Decenas de personas participan en la plaza de la Constitución en un acto de rechazo al machismo.
Leer más...
 
Los hombres que sí aman a las mujeres.
Cuando Hermógenes Domingo visitaba a sus padres los fines de semana se sentaba a la mesa y ¡hop!
Leer más...
 
Lo femenino deja de ser "débil" y "endeble" para la RAE.
La nueva edición del Diccionario de la Real Academia de la Lengua incluye correcciones que las asociaciones de mujeres llevan años reclamando para fomentar el lenguaje no sexista.
Leer más...
 
La Guardia Civil libera a 159 mujeres víctimas de explotación sexual en lo que va de año.
En 2014 se realizaron hasta 890 inspecciones en locales de alterne y se identificaron a más de 6.000 mujeres en situación de riesgo.
Leer más...
 
Los hombres dan la cara contra la violencia machista.
Una 'rueda de hombres' se celebrará el próximo martes a las 20.00 horas en la plaza de San Marcelo. el acto está abierto a la participación de toda persona con interés en dar la cara contra la violencia hacia las mujeres.
Leer más...
 
"Sigue siendo difícil que las víctimas puedan probar la violencia machista a través de su testimonio
Diez años después de la aprobación de la ley contra la violencia de género, varios informes y estudios cuestionan algunos mecanismos de la norma.
Leer más...
 
Los hombres dan la cara contra la violencia machista.
La Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (AHIGE) ha iniciado una campaña de recogida de fotografías para que los hombres visibilicen su rechazo a la violencia machista a través de las redes sociales bajo el lema "¡Hombre! visibilízate contra la violencia machista".
Leer más...
 
Tres generaciones contra la ley del aborto: "Esta es una victoria del feminismo que no nos van a qui
Compartimos con tres activistas el momento en que Gallardón anunció su dimisión tras la retirada de la reforma del aborto.
Leer más...
 
Catalunya tendrá la primera ley contra la homofobia en el Estado.
La resolución, impulsada por ERC, ICV-EUiA, PSC y CUP, se aprobará el 2 de octubre con el respaldo de CDC.
Leer más...
 
El número de víctimas de violencia machista que no denuncia, "preocupante" para la Fiscalía.
Las mujeres que se niegan a declarar contra sus maltratadores han aumentado un 36,6% desde 2007.
Leer más...
 
Caddy Adzuba: “Se sigue utilizando el cuerpo de la mujer como arma de guerra”
"El galardón demuestra que nuestro trabajo no pasa desapercibido", celebra la congoleña.
Leer más...
 
Tres asesinatos de mujeres en tres días.
¿Qué falla en la lucha contra la violencia de género?
Leer más...
 
En Málaga las violaciones son “relaciones consentidas”
Una ola de asombro y estupor ha embargado a toda España, la que vive en el siglo XXI, claro, la otra está dilucidando si la tierra es plana o redonda,
Leer más...
 

bottom

Potenciado por Joomla!. Designed by: Joomla Template, web page hosting. Valid XHTML and CSS.